EL SENDERO BIFURCADO

Sendero Luminoso: A 23 años de la captura de su creador, Abimael Guzmán, durante el mandato del ex presidente Alberto Fujimori, el grupo armado presenta dos vertientes activas, sin embargo ninguna parece inquietar a la sociedad peruana.


Por Fernanda Daniela Díaz y Marcelo Chapay


Como en un poema de César Vallejo, donde aflora la violencia, la exclusión social y el abandono político, nos internamos en el Perú profundo para dar cuenta de un fenómeno silenciado: la vigencia de grupos ligados a Sendero Luminoso.

De cara a las elecciones generales del año 2016, la oferta de candidatos para los ciudadanos peruanos, podría ampliarse, gracias a que una fracción del Senderismo pretende tomar la vía democrática y constitucional para hacer pie en la política nacional.

Sucede que conviven dos tipos de Sendero Luminoso (PCP-SL), bajo lógicas diferentes e incluso enemistadas entre sí. Por un lado está el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (MODAVEF), que juega un rol político en las aspiraciones del líder Abimael Guzmán para reducir las penas carcelarias por cargos de terrorismo que pesan sobre la cúpula senderista. Por el otro, el Neosenderismo, grupo que rechaza cualquier tipo de diálogo con la dirigencia senderista y continúa la lucha armada en un valle clave del centro del país, el Valle del Río Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), por ser el de mayor producción de drogas del país.

El Neosenderismo está ligado a actividades de narcotráfico con características propias de crimen organizado en todas sus facetas, donde prima el rédito económico más que la lucha política. Sus líderes, los hermanos Quispe Palomino, manejan la producción no sólo de drogas sino también de la industria maderera ilegal y mantienen poblaciones cautivas indígenas como mano de obra esclava.

Aunque su poder de fuego está mermando, gracias a una serie de ataques realizados por el gobierno de Ollanta Humala mediante la Brigada Especial Antiterrorista, el Neosenderismo es la principal amenaza para la seguridad del Estado.

1222810
El presidente de Perú, Ollanta Humala (foto extraída de peru.com)

En ese sentido, en 2013, el gobierno desmembró parcialmente a la cúpula, y a partir de ese momento intentan reorganizarse. El 2 de septiembre pasado mataron al Camarada Antonio, uno de los que había tomado la posta en la organización, liderada por el Camarada José.

La presencia del grupo armado se encuentra estrechamente vinculada a otros procesos del Vraem, donde destaca la fragilidad institucional de la sociedad, la debilidad de la presencia del Estado peruano en la zona, y la multiplicación de actores que pugnan por espacios de poder.

Imaginemos un momento la región, aislada de las principales rutas económicas del país, altos índices de desnutrición, con una alta carencia de infraestructura vial y servicios básicos, y con un clima propicio para el cultivo de la hoja de coca.

“Los conflictos sociales que existen hoy en el Perú son una continuación de la violencia política armada” afirma Franklin Guzmán Zamora, especialista en conflictos sociales en el Perú de la Universitat Pompeu Fabra, España.

De esta manera, la conflictividad surge de la mano de la ausencia del Estado o bien ahonda en sus consecuencias: “Creo que los conflictos surgen por la pobreza, la desigualdad, la falta de educación y de servicios básicos y el abandono del Estado. En ese escenario el narcotráfico tiene espacio como una respuesta en parte a las necesidades económicas” agrega Guzmán Zamora.

Guzmán, captura y ruptura

wusc6kitjy2ulaenpgkh
Abimael Guzmán, quien fuera líder de Sendero Luminoso (foto extraída de diario16.pe)

Tras la captura de su líder Abimael Guzmán en 1992– el 12 de septiembre se cumplieron 23 años-, y la posterior rendición y repliegue de PCP-SL, desde el Neosenderismo desoyeron a Guzmán y continuaron la lucha armada, bajo el mando de Óscar Ramírez Durand o Camarada Feliciano, quien ordenó a los remanentes internarse en la selva alta del Vraem para no ser capturados, continuando con su hostigación a los pobladores del Valle.

Para el año 1999 la mayoría de las operaciones senderistas habían cesado en el país y el grupo disidente se encontraba muy debilitado, de ahí la necesidad imperiosa de cambiar metodologías y objetivos para lograr la subsistencia, por lo que en ese mismo año el Camarada Feliciano fue capturado, traicionado por sus propios subalternos, los hermanos Quispe Palomino, quienes luego tomaron su lugar en la organización dando origen al Neosenderismo, abandonando sus aspiraciones maoístas en pos de actividades ilícitas.

Desde el 2009, la cara visible de un segundo tipo de PCP-SL, nucleados en una nueva organización (Movadef), intentan ingresar, mediante una estrategia de defensa de los Derechos Humanos, al sistema legal y político de la democracia peruana. De esta forma buscan lograr concesiones en las penas de los cuadros encarcelados por cargos de terrorismo, además de estimular un cambio en las políticas, levantando las banderas de luchas históricas senderistas.

Este escenario hace que la sociedad peruana actual se encuentre más preocupada por el accionar del Movadef que del Neosenderismo, ya que aunque este último esté en proceso de disminución, aún constituye la principal amenaza.

“Un hombre pasa con un pan al hombro, ¿voy a escribir, después, sobre mi doble? […] Alguien limpia un fusil en su cocina. ¿con qué valor hablar del más allá?” Rezaba un poema de Vallejo. Visibilizar a través de la palabra los conflictos es también desnaturalizar esos procesos, aunque ocurran en un lugar profundo y selvático como en el Vraem del Perú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s