Almafuertes: Oktubres

Por Leo Grosso, Diputado Nacional FpV-Movimiento Evita


descarga
Imagen extraída de: media.informedigital.com.ar

Néstor Kirchner, al partir una mañana de octubre hace cinco años, no se iba así como así. Nos dejaba dos legados, que están directamente ligados el uno con el otro.

En primer lugar, nos enseñó: hizo visible, que Poder y Gobierno no eran lo mismo. Corrió velos, nos mostró que detrás del gobierno había poderes que intentaban o lograban condicionarlo: los grupos económicos, los poderes reales de nuestro país y el mundo.

No sólo nos lo mostró, sino que nos invitó a combatir esa desigualdad desde el mismo gobierno. Nos propuso poner al Estado del lado de los más pobres y de los humildes, para contrarrestar tantos años de neoliberalismo. Doce octubres atrás en el tiempo, nosotros éramos muchos menos, sin un Estado presente (de hecho sólo se hacía presente para reprimirnos).

Y esto tiene que ver con el segundo legado de Néstor, ese loco lindo: nos ayudó a recuperar la política como herramienta de transformación. Así es que miles de pibes y pibas, miles de trabajadores y trabajadoras (porque no solo los jóvenes volvieron a creer en la política) nos sumamos a la militancia activa.

Claro que en ese sentido, Cristina tiene un plus. Desde que asumió la conducción del movimiento nacional, nos dio espacios, sí, pero también nos propuso la discusión ideológica, nos invitó a pelear la batalla cultural, a dar el ejemplo militante. Desde el principio nos marcó continuamente la importancia de tener una línea estratégica, y lo sigue haciendo cada vez que habla en los patios militantes o en los actos. Ella está veinte pasos adelante de todos nosotros, su visión política es descomunal: desde la oposición, pero también muchas veces desde nuestro propio movimiento, se piensa en plazos mezquinos, dos o cuatro años como mucho. Mientras tanto, ella gobierna para los 40 millones de argentinos de hoy, y también para los millones que van a venir, gobierna para nuestros hijos y nuestros nietos. Ese sería el más trascendental de los legados de este proceso: ahora tenemos en claro que la historia la hacen los pueblos, no los dirigentes, y por lo tanto la tarea principal de la militancia es organizarse con el pueblo.

Por primera vez en la historia argentina, un gobierno popular dura 12 años y tiene la posibilidad de ser reelecto, por eso hoy la tarea principal es que Scioli gane en primera vuelta este 25 de octubre. En esta elección se plebiscita la idea central de este gobierno: gobernar para el pueblo. Eso es lo que quieren poner en crisis los grupos económicos, que buscan que no gane el FpV para decirle al mundo: “¿Ven? Si ustedes amplían derechos, defienden a los humildes y a los intereses nacionales… Pierden.”

Pero se equivocan, porque vamos a ganar, y vamos a ir por lo que falta, con la unidad necesaria para construir el avance popular, ahí está la tarea de todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s